Un estudio realizado por la Universidad de Granada, España –que fue publicado en la revista Nutrition, Metabolism and Cardiovascular Diseases – demostró que si bien las dietas ayudan a bajar de peso, y con ello reducen los riesgos de enfermedades cardiovasculares, es mucho más efectivo un programa de ejercicio físico aeróbico, como por ejemplo: caminar, trotar, bailar, esquiar y andar en bicicleta, entre otros, que dejar de comer.

Una sesión de ejercicio te púede ayudar a reducir ¡hasta un 30 % de calorías menos!

Así que, si deseas tener un corazón sano y prevenir enfermedades cardiovasculares, y si quieres bajar “esos kilitos de más”: ¡a moverse se ha dicho!

La tecnología puede ayudarte a monitorear tu actividad física: se han puesto de moda las Apps y aparatos para medir la actividad física y el ejercicio. Los medidores de pasos en los teléfonos celulares y las pulseras que cuentan pasos (que usan la tecnología de GPS), son ejemplos de tecnologías que muchas de personas usan cotidianamente. Tal vez descubras que llevas una vida más sedentaria de lo que piensas.

Para mayor información: Noticiasdelaciencia.com

Escrito por Pablo Torres
Categoría: Slideshow
Visto: 221